vivir con cancer ninos

Los tratamientos se llevan a cabo en centros hospitalarios donde los niños deben permanecer ingresados durante días, o bien realizar visitas habituales al hospital. Estas circunstancias hacen que la vida normal de los menores y de sus familiares se vea directamente afectada. En ocasiones, el centro hospitalario se encuentra alejado del domicilio familiar y son necesarios continuos desplazamientos o estancias prolongadas. El niño ve interrumpida la relación con su entorno, la actividad escolar, relaciones y amistades, incluso el contacto con su familia (hermanos, abuelos, tíos, etc.)

Nuestro programas de ayuda psicológica tratan de paliar estos efectos adversos para favorecer la adaptación del niño y de la familia a los tratamientos largos y agresivos, a superar las dificultades del día a día, a tratar de mejorar su calidad de vida y a paliar los efectos de la enfermedad en el desarrollo psicoafectivo y educativo del menor.