Los adolescentes con cáncer deben de poder disfrutar de cierta autonomía, esto es algo muy importante durante las adolescencia. Por este motivo resulta fundamental que participen en la toma de decisiones respecto al tratamiento de la enfermedad. El adolescente con cáncer debe contar con un entorno que le proporcione seguridad, y que sepa mantener ciertas responsabilidades, pese a la enfermedad. Las respuestas más habituales son la de miedo, ira, angustia, ansiedad o depresión, de ahí que resulte fundamental el apoyo psicológico para estos pacientes.

El juego y el entretenimiento resultan fundamentales durante los periodos de estancia hospitalaria. El juego ayuda a generar confianza y seguridad en sí mismo, ayuda a la comunicación y a tener una sensación de control sobre el entorno. La realización de actividades lúdicas ayudará a reducir los niveles de ansiedad, le permiten mantener cierto grado de independencia y alejarse de pensamientos negativos.

La escuela y la educación deben estar también integradas en el tratamiento hospitario del cáncer en adolescentes. Seguir en el proceso educativo significa que existe futuro. Tampoco hay que perder el contacto con los compañeros y tan pronto como la enfermedad esté superada hay que reincoporarse a la actividad educativa.

Adolescentes con cancer vivir con cancer (circulo)